martes, 2 de diciembre de 2014

La vida es una escuela donde podemos "re-elegirnos"

La vida es una escuela. A ella venimos a aprender todas las lecciones que necesitamos.

En nuestros primeros años aprendemos básicamente a sobrevivir pero luego, cuando eso ya lo hemos conseguido y ya no es necesario, nos enfrentamos con lecciones cada vez más complejas, cada vez más profundas que tienen que ver con la esencia misma del ser humano, con la esencia de ese ser humano que elegimos ser.
Enfrentarnos a lo bueno y lo malo, a la luz y a la sombra en nosotros y en los demás es parte necesaria de ese proceso.
Experimentar lo bueno y lo malo, lo lindo y lo feo, la alegría y la tristeza, la honestidad y la deshonestidad, la lealtad y la traición y todo el arco íris de emociones, actitudes y experiencias que van desde la mayor iluminación hasta la oscuridad más profunda es un paso indispensable para que, una vez que las hemos conocido, vivenciado, atravesado y conozcamos todo el espectro, en cada caso, podamos re-elegirnos. Es aquí donde reside nuestro verdadero libre albedrío, elegir el ser humano que queremos ser, elegir el lugar de luz o de sombra y cada día diseñar como vivir el resto de nuestra vida.
Es por esto que, cada vez que nos encontremos con situaciones, actitudes, emociones, intercambios, palabras, sufrimientos, experiencias que nos resulten difíciles, negativas, hostiles, oscuras, tal vez, podamos pensar “Qué puedo aprender de esta situación o de esta persona?”  Es allí donde están nuestros mejores “maestros”, es allí donde está nuestro mayor potencial de aprendizaje y crecimiento.

Para esto hemos venido a esta vida, para crecer y ser cada vez mejores seres humanos con una mayor conciencia….si eso es lo que elegimos!

martes, 23 de septiembre de 2014

lunes, 18 de agosto de 2014

Estrés, el equilibrio perdido. La Posada del té



Neurosicoeducando para aprender qué es el estrés, cómo nos afecta, cuáles son sus caminos, qué podemos hacer para minimizar sus efectos, es parte de nuestro objetivo de enseñar y aprender para vivir una vida mejor! Gracias a La Posada del Té nuevamente por facilitarnos su espacio para hacer esto!

viernes, 1 de agosto de 2014

Estrés, el equilibrio perdido.




El estrés es parte de tu vida?
Puede brindarnos algún beneficio? O sólo podemos "sufrirlo"?

Vamos a estar incursionando en este tema de nuestra vida diaria en:
La Posada del Té
Lunes 11de Agosto
19 hs.

Buscando una forma de vivir mejor!

jueves, 17 de julio de 2014

El mejor regalo para el día del amigo

Qué podemos regalar a un amigo o amiga muy querido? Algo muy valioso, que solo nosotros
podemos ofrecerle y que al dárselo a esa persona no se lo podemos dar a nadie más? Algo que una vez ofrecido no podrá volver a usarse, que no se recupera y que solo nosotros podemos elegir a 
quién darlo? 
Nuestro tiempo! Nuestro tiempo y nuestra atención!
Qué otra cosa puede alimentar mejor una amistad que esos minutos, horas, días que dedicamos a esos amigos del alma con quienes sincronizamos, a quienes recurrimos cuando queremos que alguien nos escuche y nos entienda, quienes saben que cuando ellos nos necesitan nosotros estamos para ellos?
Ese tiempo compartido único, irrepetible, valiosísimo, escaso y abundante, ese tiempo maravilloso que sólo se puede compartir con los amigos.
Por esto te invito a que, en una sociedad que nos invita a pensar en regalos materiales para cada ocasión, no dejes de festejar realmente este día del amigo ofreciéndole a esa persona o personas especiales que son tus amigos lo más preciado, intangible, pero valioso como tu mejor joya, que es tu tiempo y tu atención! 
Mirémosnos a los ojos al hablarnos, apaguemos el celular por ese rato, escuchemos con toda nuestra atención y estemos en cuerpo y alma en una verdadera “comunión” (=común unión) con nuestros amigos! 
Nuestro mejor regalo para el día del amigo y para cada día de nuestra amistad!


lunes, 12 de mayo de 2014

El Cerebro Creativo en La Posada del Té





Nuerolink compartió experiencias y conocimientos en La Posada del Té con un grupo de cerebros curiosos.



Gracias a todos por nutrir nuestros cerebros desarrollando "El cerebro creativo"!

domingo, 30 de marzo de 2014

Saborear la vida

La velocidad vertiginosa de la vida moderna y nuestra preocupación extrema por el futuro pueden acecharnos y empobrecer el presente.
Casi todos los avances tecnológicos nos permiten realizar más tareas y con mayor rapidez.  La ventaja de ahorrar tiempo va de la mano con el gran valor que le damos a ser previsores para el futuro.  Esta “virtud” puede ser tan agresiva que incluso en la conversación más irrelevante somos capaces de no estar escuchando sino planificando una respuesta ingeniosa.
Ahorrando tiempo (¿para qué?) y planificando el futuro (que llegó ayer pero que en realidad no llega nunca) perdemos las amplias posibilidades del presente.
Saborear o disfrutar la vida es la conciencia del placer y la atención consciente y deliberada ante la experiencia de éste.

Cinco técnicas que favorecen el disfrute o saboreo:
  • Compartir con otras personas: buscar otras personas con las que compartir la          experiencia y a quienes contarles el valor que le otorgamos a ese momento.
  • Guardarlo en la memoria: tomar una fotografía mental o llevarse algún recuerdo físico del evento y evocarlo más adelante.
  • Autoelogio: no temer al orgullo.  Recordar el tiempo que esperamos por este momento y felicitarnos por habernos entrenado para poder hacerlo.
  • Agudizar la percepción: centrar nuestra atención en los elementos que elegimos y omitir los demás.  Por ejemplo, al escuchar una música cerrar los ojos y así agudizar nuestro sentido del oído.
  • Ensimismamiento: permanecer completamente absorto y tratar de no pensar, sino solo sentir. No pensar en lo que se debería hacer, qué ocurrirá a continuación o tratar de mejorar el momento.  Solo vivirlo. Dejar fluir.


   El saborear o disfrutar la vida es transitarla con la mayor fluidez posible,  no son  las metas o los logros solamente.  Tratemos de saborear el antes , el durante y el después de los mismos. Unicamente así, podremos encontrar el sentido mismo de la vida.

domingo, 2 de marzo de 2014

Neurolink en La Posada del Té 26-2-14

video
Nuevamente La Posada del Té convocó a un grupo de cerebros inquietos y curiosos para que pudiéramos disfrutar de muchas emociones y aprendizaje.
Un placer compartir tiempo y conocimientos con ustedes en un lugar tan acogedor, un verdadero contexto enriquecido para el aprendizaje!
 

viernes, 7 de febrero de 2014

La cena. Un momento importante para nuestra atención.

En un estudio realizado en UCLA’s Center on Everyday Lives of  Families, se observó como los niños son socializados y aprenden un lenguaje en distintas partes del mundo y se utilizó como contraste la experiencia en Samoa (isla en el Pacífico Sur, población: 195.000 habitantes) y en la clase media americana como ejemplo de la civilización occidental.

En Samoa se alienta a los niños desde muy pequeños a dirigir su atención hacia los otros. Es común que los  cuiden sus padres como así también parientes, amigos y se acostumbran a prestar atención a los demás y sus necesidades.  Al ser cargados por sus madres los bebés van mirando hacia fuera.  Aún antes de caminar los niños observan y tienen en cuenta lo que los demás hacen y lo que sienten.

Por contraste en el mundo occidental en una sociedad más individualista, los niños desde muy pequeños se focalizan en sus propias necesidades y deseos. Los padres llevan a los bebés en cochecitos, en asientos especiales en el auto, en sillas altas para comer, duermen en sus cunas en sus propios dormitorios, algo que sería impensable en otras culturas.
Antes de ingresar al jardín de infantes el círculo de personas que cuidan al bebé está limitado, en general, por sus padres y tal vez una babysitter que puede ser una abuela o una empleada. A estos bebés se los estimula para que presten mucha atención a objetos, sus formas, colores, sonidos.

Estas diferencias culturales en la forma que son criados los niños y como se entrena su atención, se ve reflejada en la vida social.
En una parte del  estudio realizado en UCLA’s Center on Everyday Lives of  Families se focalizó la observación en un momento muy importante del día: la llegada de los padres a la casa a la noche y la cena.

Lo que se observó fue que la mayoría de los niños, ante la llegada de sus padres, continuaban focalizando su atención en sus pequeños mundos, frecuentemente electrónicos.
Los padres se prestaban tan poca atención uno al otro como los chicos le prestaban a ellos.  Tal vez, un niño por un momento sintonizaba con la llegada de la madre. El 80% de las veces los padres eran ignorados o tratados como “un segundo foco de atención” tal vez recibiendo un saludo con la mano o un “choque los cinco”.
Lo que fue evidente es que es muy raro que un niño se levante y pregunte a su mamá o papá “Cómo estás?”
Si existe un momento que deberíamos considerar como sagrado en la vida de la familia tal vez sea la cena, un momento en el ajetreo diario donde los miembros de esta mini-sociedad se encuentran y comparten sus experiencias, sus preocupaciones, sus alegrías, sus vivencias, sus sentimientos…………..su vida.
En el estudio se observó que las familias observadas cenaban juntas 17% del tiempo, aún cuando todos estaban en casa.
Tal vez en esta época postmoderna, la cena es una comida que ocurre en diferentes momentos, en diferentes lugares de la casa y con diferentes participantes.
En una cena típica, dos miembros de la familia pueden cenar pollo en la cocina, alguien entra casualmente y se une a ellos, luego uno de ellos se va de la mesa, mientras otro miembro del grupo come pizza en su cuarto mientras trabaja en la computadora.

Aún cuando las familias hacen un esfuerzo y cenan juntos, muchas veces la cena se convierte en un momento en el que se focaliza la atención en las cosas negativas ocurridas durante el día.
Muchas veces el padre toma el rol en ese momento de “evaluar” los eventos del día. La madre le dice a los hijos que le cuenten a su padre lo que pasó en la escuela y muchas veces la cena termina en una serie de reprimendas y amenazas que lejos de crear un momento de compartir se convierte en un interrogatorio odiado y odioso para todos.

En esta sociedad donde los logros y los resultados son tan importantes, muchos padres en su afán de encaminar la vida de sus hijos por el sendero del éxito, fijan su atención en los logros académicos, los cuales, si bien son importantes, no son los únicos logros que deberían ocupar nuestra atención.
Hoy en día se presta mucha atención a la inteligencia emocional de las personas, tanto o más que a sus calificaciones académicas.
La resolución de conflictos, resistencia a la frustración, capacidad de decidir, manejo de las emociones, planificación, automotivación, creatividad, perseverancia, autoestima, manejo de relaciones interpersonales son algunas de las funciones ejecutivas de nuestro cerebro que constituyen nuestra inteligencia emocional y que necesitamos aprender desde pequeños.

La educación académica es muy importante y no debe ser descuidada pero no olvidemos que la educación emocional es esencial para ayudar a desarrollar seres felices.
Sin duda la familia es el lugar de origen donde todos aprendemos a ser emocionalmente inteligentes y para ello es importante crear el momento, el lugar, el contexto donde podamos hablar de nuestras experiencias diarias, de nuestros logros, de nuestros fracasos, de nuestros miedos, de nuestras emociones, de nuestras frustraciones con nuestros seres más cercanos, con quienes podemos sentirnos seguros y contenidos para abrir, bucear y mostrar nuestro mundo interior pues todo esto hace a nuestra vida como seres humanos íntegros.

Tal vez la cena sea un buen momento para elegir en qué focalizar nuestra atención y cómo educar a estos maravillosos cerebros que tenemos en nuestras manos empezando por un cariñoso “Cómo estás hoy?”






miércoles, 1 de enero de 2014

Estemos presentes cada día del 2014

Estamos donde estamos en cada minuto? O solo dejamos nuestro cuerpo físico y nuestra mente y espíritu vuelan a otro lugar donde tampoco estamos?
Aprender a vivir cada minuto aquí y ahora. Es lo único que realmente tenemos, el pasado es solo un recuerdo y el futuro es una ilusión que no sabemos si llegará.
Vivir cada minuto compartiendo con los demás lo más valioso que tenemos, nuestro tiempo, con conciencia y presencia plena. 

Un gran desafío de esta época y mi invitación para que estemos presentes cada día de este nuevo año que comienza hoy!